Pág.Inicio     Artículos      Consultas      Cultura    Cursos         
     
   
 
 

El Software cerebral Alma / Mente ni se crea ni se destruye...

Hacia la resolución del dilema.

Cierto es que solo podemos teorizar, pero hagámoslo por lo menos con el mayor criterio de cienticidad posible. Veamos:

1)

El cerebro está formado por átomos y estos por partículas subatómicas. Las partículas subatómicas tienen la propiedad de desintegrarse y volverse a reintegrar conservando su "personalidad": masa, carga eléctrica, espín, etc. Esto te demuestra que el software/genética del átomo está en su parte energética y/o de vacío; con lo cual el Software atómico o cerebral no necesita del harward atómico o cerebral para sobrevivir.

2)
Por si lo anterior fuera poco, la ciencia nos dice mucho más:

Ya que la capacidad de pensar, decidir, etc, reside en el estado de superposición cuántica, en la que las posibilidades permanecen superpuestas; es decir todavía sin definición o adoptada elección. Una vez que la elección se ha realizado en el vacío, entra en acción el proceso de decoherencia que colapsa la función de onda y entonces la partícula aparece en uno u otro lugar del espacio mensurable. Pues bien, tal estado de superposición solo se da en el vacío. Vacío incondicionado como tal por nada mensurable o contingencia mensurable que obligue o determine; debido a lo cual el proceso de elección es libre, voluntario, etc.

3)

Si tenemos en cuenta los numerosos casos clínicos de anestesia o casi muerte cerebral que proyectan al paciente por encima de su cuerpo físico; lo que al parecer también se pude reproducir a voluntad electroestimulando el girus angular cerebral, vemos que el alma o software cerebral/corporal es en cierto modo independiente de su hardware fisico.

4)

Por las dos anteriores teorías científicas y la experiencia empírica, podemos concluir como la hipótesis más racional, inteligente y de mayor criterio de cienticidad, que el software cerebral o si prefieren alma está ubicado en el vacío y que no necesita necesariamente para pensar y existir, del hardware cerebral. Con lo cual, el alma podría sobrevivir a la muerte del cerebro.

Paulino.